7 Alimentos que detonan la acidez en el embarazo

Acidez en el embarazo

¿Estás teniendo problemas con la acidez en el embarazo?

En la medida que tu útero sigue agrandándose – particularmente luego de la semana 20 – empieza a presionar tu estómago contra el diafragma, lo que causa que los alimentos que están allí se condensen y se muevan hacia arriba, al esófago. Esto es lo que lleva a el reflujo ácido o acidez.

Con ese montón de hormonas circulando por tu cuerpo durante el embarazo, el músculo que previene que el ácido suba hasta el esófago se relaja un poco (así como la mayoría de los músculos en tu tracto digestivo y otras partes de tu cuerpo). Esto hace posible que ese doloroso y molesto ácido gástrico se devuelva y dispare la irritación y ardor. La peor parte, es que de las semanas 30 a la 36 esto será aun peor, ya que tu útero empujará a tu estómago casi hasta la garganta.

Ahora, dicho esto, hay ciertas comidas que particularmente disparan la acidez en el embarazo, lo que significa que deberías evitarlas a toda costa hasta dar a luz. Algunos de estos son.

Alimentos que detonan la acidez en el embarazo

1. Alimentos cítricos o ácidos

Los alimentos ácidos, como los tomates, limones, pomelo, naranjas, entre otros, pueden todos causarte acidez después de comerlos.

Todos ellos son extremadamente altos en ácido, por lo que irritan el tracto digestivo.

Bebidas preparadas con estos alimentos, como limonada o jugo de naranja, tienen aun más ácido, lo cual no sólo agrava el reflujo, sino que intensifica el ardor. Es por esa razón que lo mejor que puedes hacer es evitar, o al menos limitar, el consumo de alimentos cítricos y productos preparados con ellos.

¿Qué se puede hacer?

Hay varias cosas que puedes hacer para evitar tener reflujo ácido durante el embarazo en relación a estos alimentos. Por ejemplo, en lugar de comer tomate en una ensalada, cómelo en un sandwich de pavo. Si quieres tomarte un jugo con tu desayuno, intenta un jugo que no sea cítrico. En lo posible, evita los jugos cítricos por completo.

2. Café y gaseosas o refrescos

Las bebidas con cafeína son de los más conocidos disparadoras de la acidez, y deben ser evitadas. Uno de los mayores causantes de la acidez es el café, y aunque quizás puedas salirte con la tuya si te topas una taza en la mañana, va a ser necesario que conozcas tus límites personales.

Además, necesitarás tener en mente que el té y las bebidas gaseosas también tienen cafeína, lo que significa que probablemente deberías considerar minimizar su consumo, si no quieres seguir lidiando durante tu embarazo con la acidez.

3. Menta

Aunque mucha gente cree que la menta alivia el estómago, la realidad es que es un disparador de la acidez. Así que, lo mejor que puedes hacer durante tu embarzo, es evitar todo lo que tenga menta, incluyendo los clásicos caramelos de después de la comida. Sí, puede que te ayuden con el mal aliento, pero necesitas mantener su consumo al mínimo si no quieres lidiar con el reflujo gástrico.

¿Qué otras opciones tengo?

Si estás acostumbrada a mascar chicle, entonces te sugiero que comas de otros sabores. Los mejores son los de frutas, y caramelos que no no sólo estimularán la producción de saliva, sino que bajarán los niveles de acidez también. Créeme, te harás un favor dejando de lado todos estos antojos.

4. El ajo

Sí, lo sé, el aroma de las comidas preparadas con ajo te hace agua la boca, pero cuando estás propensa a la acidez durante el embarazo, es mucho mejor que evites consumirlo.

El ajo tiene un montón de beneficios aparte de saborizar tus comidas. Por ejemplo, baja los riesgos de enfermedades del corazón, cáncer, de infecciones bacterianas en tu cuerpo, previene el colesterol, entre otras cosas. Sin embargo, todos estos beneficios vienen con un precio que no te caerá nada bien durante el embarazo: reflujo.

5. Chocolate

No comer chocolate durante el embarazo para evitar el reflujo

Este definitivamente le romperá el corazón a más de una, pero si realmente quieres evitarte pasar por un incómodo ardor estomacal, entonces será mejor que dejes el chocolate de lado durante tu embarazo. Pero, ¿cómo es que el chocolate dispara la acidez? Bueno, básicamente relaja los esfínteres, lo que permite que el ácido de tu estómago fluya fácilmente a tu esófago.

El chocolate, además, está lleno de cafeína. Pero aun sin esa característica, el chocolate es una comida que dispara la acidez por sí mismo.

Hablando sinceramente, si no quieres lidiar con la acidez, elimina cada pedacito de chocolate que tengas guardado en tu casa. Créeme, no te arrepentirás de esto considerando el malestar que causa el ácido estomacal luego.

6. Comidas picantes

Comida mexicana, pimienta, chile, y otras comidas muy picantes y condimentadas, pueden causar casos muy severos de acidez. Por este motivo, evitar la comida picante o condimentada durante la gestación es un deber, si no quieres tener que vértelas con el reflujo ácido. Y si te antojas de comida picante, bueno, entonces al menos intenta pedir el menú “intermedio”, o un poco menos picante de lo que normalmente comerías.

Y si no estás dispuesta a sacrificar esas comidas para no tener acidez, al menos deberías entonces limitar la cantidad de comida que comes. El tema con comer grandes cantidades de comida es que esta ejerce muchísima presión en el esfínter del estómago, que es el que evita que el ácido se devuelva. Esto es aun peor en comidas que te estimulan los gases (eructos), ya que requiere que este esfínter o “válvula” del estómago se abra para dejar pasar el aire. Cuando esto pasa, puede colarse una buena cantidad de ácido por el camino equivocado.

7. Queso y aguacate

¿Sabes qué tienen en común el queso y el aguacate? Que ambos tienen altos niveles de grasa. Y aunque estos alimentos no es muy común que se los tenga en cuenta como detonantes de la acidez, debes creerme cuando te digo que son altos detonantes. Pero, ¿por qué? Porque la grasa retrasa el vaciamiento del estómago, lo que significa que hay más chance para un estómago full de comida. Esto, como ya te imaginarás, incrementa la presión en el esfínter del esófago, llevando a la acidez estomacal y el reflujo gástrico.

¿Alternativas?

Sólo porque las comidas grasosas sean causantes de la acidez en el embarazo, no significa que debas evitarlas por completo. Simplemente limita su consumo. Además, en lugar de comer queso durante la cena, cómelo antes, cuando no tengas aún el estómago lleno.

Revisión Honesta del Sistema Venus

Ingresa Aquí Tus Comentarios

Leave A Response

* Denotes Required Field